Luces, cámaras, ¡Urresti!

Por Alberto Villar Campos / Retrato de Augusto Escribens
Su ingreso a la política era cuestión de tiempo. El exministro del Interior Daniel Urresti se lanza con todo a esa piscina de arenas movedizas, y en esta entrevista y en Twitter –su novísima arma– afina su puntería contra Alan García y Keiko Fujimori. Le dijo a Asia Sur que por ahora no le interesa ser presidente y se negó tajantemente a hablar del caso Bustíos. «Si sigo hablando, yo mismo me meto cabe porque lo mantengo vigente», fue su excusa.
Urresti1

Cuando se lanzó a la política por televisión dijo: «Quiero hacerlo de una manera seria y que realmente valga la pena». ¿Se puede?
Durante muchos años, los peruanos nos acostumbramos a estas apariciones mesiánicas, a que alguien se sintiera iluminado y nos dijera que podía guiar al Perú y cambiarlo. Yo lucho contra eso; no me siento un mesías ni un salvador de nada. Por eso descarté formar un partido y tampoco acepté unirme a esos ‘vientres de alquiler’ que no tienen candidato. Me afilié al Partido Gana Perú porque trabajo con ellos hace más de dos años y concuerdo con las partes sustanciales de este gobierno. Soy consecuente y no me afilio para ser candidato. Soy un militante más que hizo bien su trabajo en el gobierno y conectó con la gente. El partido cree que puedo ayudarlos a repotenciar las bases, y eso hago.

¿No es ser, precisamente, un salvador para el nacionalismo?
No creo que lo necesiten. Mi trabajo es repotenciar las bases, que suelen bajar su actividad cuando sus partidos están en el poder. Ingreso al partido como un soldado raso, y por mis méritos se definirá mi futuro y cómo puedo servirlos mejor.

¿Y no lo ven como un futuro candidato al presidente de la República?
Por ahora no pensaré en eso, pero no me metí en política para quedarme plano toda la vida.

¿Trabaja bajo las órdenes de Nadine Heredia, presidenta del nacionalismo?
En el partido no hay órdenes sino coordinaciones. No es como un cuartel.

¿La admira?
Admiro al presidente. A Nadine la estoy empezando a conocer porque, al contrario de lo que se cree, cuando fui ministro, no tuve contacto con ella, salvo en contadas oportunidades y en actividades protocolares.

Urresti2

General, dice que quiere hacer política seria, ¿pero qué gana esta con las peleas que tiene en Twitter con fujimoristas y apristas?
No son peleas. Mucha gente piensa lo que yo digo o escribo. Muchos políticos nunca se atrevieron a enfrentarse a Alan García porque le temen. Yo le he dicho sus verdades. Y las digo de forma irónica porque siempre me gustó hablar así. Ha sido efectivo porque la gente recordó el daño que nos hizo: en su primer gobierno, nos atrasó cien años y, en el segundo, pese a que tuvo suerte por la coyuntura, ¿a qué se dedicaron [los apristas]? A los faenones. En su segundo gobierno, nos recuperó… ¿cuánto, diez años? ¡Pues aún nos debe noventa!

¿Y Keiko Fujimori?
El primer gobierno de su padre sacó a flote al país luchando contra el terrorismo y sacándonos del hueco económico. Luego cerró el Congreso y la fregó. Keiko no es producto del primer gobierno, ella volvió de estudiar fuera cuando acababa el segundo y empezaba el tercero. Ella representa la parte podrida de los gobiernos de su padre.

Los tres discuten cada vez que pueden…
Pero mis respuestas no son malcriadas, simplemente dicen la verdad. Y la verdad, normalmente, duele.

«Se burlan porque estoy vendiendo mi carro [para pagar su defensa en el caso Bustíos], ¡no me jodan! ¿Qué querían, que en lugar de hacer mi trabajo me pusiera a ver qué coimas podía hacer?»

¿Su salida forzada como ministro no lo desanima de la política?
¡Por eso me metí! La forma como se hace política es una basura. Cuando los ‘opinólogos’ hablan de adecentar la política, hablan del nivel del lenguaje, de hablar lindo y con un buen nivel, pero no importa que se siga ‘cutreando’.

¿Qué piensa de quienes dicen que usted hace un circo?
Lo que yo hago es bastante sui generis, decir la verdad con el lenguaje popular. Y como está dando grandes resultados, tienen que atacarme de cualquier manera.

¿Tiene alguna autocrítica sobre su forma de hacer política?
No, no sé por qué decir la verdad tendría que ser criticable. Sí me arrepiento del retuit que hice [que ofendía a un grupo de mujeres y atacaba a Alan García] y que los medios aprovecharon en mi contra. Eso ya no me pasa ahora porque soy un ‘máster’ del Twitter.

¿Recuerda el día en que descubrió lo que podía causar en Twitter?
Claro, cuando Keiko Fujimori emplazó al presidente Humala a no tirar la toalla. Yo me dije: «¡Es el colmo!». Entonces llamé a los que manejaban mi cuenta y les pedí poner una frase: «Estimada señora, que yo recuerde, el único presidente que tiró la toalla renunció por fax» [6/1/15]. Eso generó un revuelo mediático y me di cuenta de que el Twitter es más poderoso que los periódicos, que son para una élite. Una idea corta y precisa llega a muchos. Ahora tengo 76 mil seguidores, estoy a punto de duplicar los que tenía hace dos meses.

Urresti4

¿Keiko o Alan: con quién le divierte más pelearse?
Preferiría responder a quien considero un mayor peligro si llegara a la presidencia: Alan García. Ya está demostrado que nos destrozó. Es más peligroso. De Keiko me asusta el que sea hechura de la parte corrupta del gobierno de su padre.

¿Su forma de comunicarse, diríase que franca y burlona, es lo que gusta a los peruanos?
No me considero nadie para decir lo que gusta a los peruanos.

Pero algo debe decirle haberse ido del Ministerio del Interior con más del 40% de aprobación…
Si es porque soy como soy, está bien. Pero me preocupa terriblemente que los peruanos de cualquier nivel socioeconómico tengan impregnada la idea de que el funcionario público, aunque hubiera estado seis meses en un cargo, salga con plata porque robó. Si llegamos a eso, algo está podrido. Yo he sido transparente, pero me dicen: “¡Ganabas 30 mil soles!”. Gran parte de ese dinero me permitió amortizar mis deudas. También me di algunos gustos: un televisor de 65 pulgadas y el alquiler de una casa en Asia con un sobrino, ¡pero lo hice porque es mi sueldo y me lo gané! Y ahora se burlan porque estoy vendiendo mi carro [para pagar su defensa en el caso Bustíos], ¡no me jodan! ¿Qué querían, que en lugar de hacer mi trabajo me pusiera a ver qué coimas podía hacer?

Urresti3