Lo mejor de lo peor en la Meca del cine

Los Razzie: el premio a quienes hacen todo mal en la industria del cine

Crearon el premio como jugando y hoy se constituye como uno de los más grandes antagonistas del Óscar, que en febrero cumplirá su edición número 85. Si viste una película y sientes que perdiste tiempo y dinero, alégrate: seguro está nominada a los Razzie, el premio a quienes hacen todo mal en la industria del cine
meca3
California, 1980. Cuando el guionista y publicista John J. B. Wilson tuvo que pasarse horas viendo alrededor de 250 películas para preseleccionar las participantes en el Festival de Cine de Los Ángeles, jamás imaginó que la conclusión que le quedaría es que una película mala es más fácil de hacer, financiar e incluso de ver. Entonces Wilson tuvo la genial idea de homenajear el desastre cinematográfico. En una reunión que organizó en su casa para ver los premios que entrega la Academia, le picó la idea por saber cuáles eran las peores películas de la época. Los invitados comenzaron a votar. Las primeras víctimas fueron el musical Can’t Stop The Music y Xanadu, películas que Wilson había visto en una doble función y consideró tan malas que pidió, sin éxito, la devolución de su dinero. La entrada le había costado 99 centavos. Había nacido el Golden Raspberry Award [Premio Frambuesa de Oro], conocido por todos como Razzie.

En una entrevista, Quentin Tarantino afirmó que si no te crees las cosas horribles que se dicen sobre ti, tampoco te puedes creer todos los halagos. Quizá lo dijo porque nunca fue nominado a estos premios. Este febrero, los Razzie celebran su edición número 33. Son 10 categorías y entre los nominados figuran estrellas como Rihanna, Robert Pattinson, Jennifer López o Eddie Murphy. Pero, ¿de dónde viene el nombre? Raspberry hace referencia Blowing a Raspberry, término usado para definir el flatulento ruido que una persona hace al soplar después de poner la lengua entre los labios. Con ese espíritu burlón, el Razzie se entrega al día siguiente de la gala de los Óscar. Es de esperar, entonces, que casi ningún ganador se haya dignado a recoger la codiciada estatuilla bañada en pintura dorada y valorizada en casi cinco dólares. Pero siempre hay excepciones.

Era 1995 y Paul Verhoeven ya había dirigido películas como Robocop, Total Recall y Bajos Instintos. Ese año presentó Showgirls y los buenos comentarios se esfumaron casi instantáneamente. El filme ganó el Razzie a Peor Película del Año y Verhoeven estuvo sentado durante toda la ceremonia. Se convirtió en el primer «ganador» en recibir personalmente su premio. Al final añadió: «Obviamente, se han divertido con mi película, pero no de la forma que yo esperaba». Con mejor humor lo recibió Halle Berry, homenajeada como Peor Actriz de 2005 por su papel en Catwoman. Apareció parodiando su discurso de 2001, cuando recibió el Óscar por Monster’s Ball y agradeciendo a la Warner Bros por ponerla en tan terrible película.

La lista de curiosidades es larga y las personalidades variadas. Escogimos a las tres más grandes estrellas de Hollywood que se convirtieron en los grandes vencedores de los premios Razzie. Aunque ganar es un decir.

Ganó por knock-out

Michael Sylvester Gardenzio Stallone había peleado contra todos para hacerse un lugar en el cine. Era 1975 y luego de devanear entre papeles cortos y cierto paso por el porno suave, escribió el guión de Rocky durante tres días y no aceptó venderlo hasta que los productores le aseguraron que él tendría el estelar. Resultado: Rocky recibió diez nominaciones al Óscar, ganando en las categorías de Mejor Película, Mejor Dirección y Mejor Edición. La vida le sonreía al buen Sylvester y nadie presagiaba lo que se vendría.

En 1984, protagonizó junto a Dolly Parton la olvidable Rhinestone, donde interpretaba a un taxista que se vuelve cantante de música country. Los homenajes no se hicieron esperar: aunque no se pudo llevar el Razzie al Peor Guión, no se le escapó el de Peor Actor. Ese sería el comienzo de un largo camino entre Stallone y los Graspberry.

Entre 1985 y 2011, Stallone ha sido nominado treinta veces en total por diferentes categorías, ganando en diez de ellas. Su más cercano competidor, Kevin Costner, apenas cuenta con casi la mitad de nominaciones que él. Pero Stallone nunca se acercó a recoger sus estatuillas. Hace un par de años recibió la última nominación por la absurdamente masculina The Expendables y hasta parece raro no verlo en la lista de nominados. Se te extraña, Sylvester.

meca2

La mejor y la peor al mismo tiempo

Cuando anunciaron que había ganado el Óscar a Mejor Actriz por su papel en The Blind Side, todo parecía encajar como un rompecabezas perfecto en la vida de Sandra Bullock. No solo era un reconocimiento mayor para una conmovedora película, a pesar de que había rechazado participar en ella hasta en tres ocasiones, también se trataba de un posicionamiento envidiable para cualquier actor: Bullock se convertía en una de las actrices mejor pagadas de Hollywood. Era el año 2010 y todos hablaban del premio de la Academia, nadie recordaba que Sandra tenía una nominación en otra competencia y por otra película. All About Steve fue tan mala que le otorgaron el Razzie a Peor Actriz del Año. En el mismo año, Sandra Bullock fue la peor y la mejor actriz de la industria. Y, contra todo pronóstico, sí se acercó a recibir su premio.

Con el mejor humor posible, Bullock subió al podio con una caja repleta de discos de All About Steve con la idea de que todos vieran cuidadosamente la película y reconsideraran la idea de que había actuado mal. Incluso prometió volver. Parece que el premio agarró de sorpresa hasta al fundador de los premios John Wilson, quien afirmó que aunque All About Steve era una terrible película, no creía que Sandra mereciera «ganar» la categoría a Peor Actriz. Es decir, ¿nadie había visto a Megan Fox en Transformers 2?

El premio a Sandra Bullock dejó una curiosidad para la posteridad. Como los ganadores no suelen acercarse a recibir sus premios, se mandan a confeccionar pocas unidades de la dorada Frambuesa. Se entiende, entonces, que los organizadores se hayan confundido y le entregaran a Bullock el trofeo original, con más de treinta años de historia, valorizado en miles de dólares por ser un objeto raro de colección. Al final, ella terminó devolviéndolo y, al recibir su correspondiente réplica, afirmó que lo colocaría en su estante de premios. En la parte baja, claro.

El hombre récord

Jack & Jill es una comedia protagonizada por Adam Sandler en el papel de Jack, un tranquilo padre de familia que debe aguantar la visita de su insoportable hermana Jill, interpretada también por Sandler. Hasta ahí, un guión normal. Nadie pensó que rompería todos los récords en premiaciones. Arrasó con todo. Diez categorías disponibles, nominada en todas, ganadora en cada una de ellas. Hablamos de los Razzie, claro.

Haciendo el recuento: Peor Película, obviamente, Jack & Jill. Peor Actor de Reparto para Al Pacino [aún nos preguntamos qué hacía en esa película]. Peor Actriz de Reparto para David Spade, quien interpretó a una mujer abusiva llamada Mónica. Peor Director para Dennis Dugan. Peor Grupo de Trabajo para todo el elenco de Jack & Jill. Peor Remake o Rip-off también para Jack & Jill. Peor Pareja del Cine para Adam Sandler y Katie Holmes. Peor Guión para Steve Koren [sí, del mismo filme]. Sin embargo, Sandler no solo hizo historia al participar en una película que lo ganó todo: es el único ganador del Razzie en las categorías de Peor Actor y Peor Actriz por sus papeles de Jack y de Jill, respectivamente. Todo un logro.

Para sus contadores, sin embargo, no fue tan mala película. Con un capital de 80 millones de dólares, logró ganar el doble de la cantidad, a pesar de las malas críticas. De acuerdo a Forbes, Adam Sandler es uno de los pocos actores en Hollywood que tiene asegurado, al menos, 20 millones de dólares por película que hace y esto sucede porque, en el exterior, sus películas tienen gran acogida, lo cual no es típico.

Un ejemplo clarísimo está en su película Grown Ups, calificada como una de las peores películas de 2010, que logró recaudar 270 millones de dólares a nivel mundial. Otro ejemplo, Hangover 2 fue la comedia que más dinero ingresó en el 2011. La diferencia es que ninguno de los actores principales ganó los 20 millones que Sandler tiene asegurados. En este caso, tener talento importa poco.