Cusco sigue de moda

Escribe: Rebeca Vaisman
El Cusco Always in Fashion 2011 dejó algo más que el rastro de sus pasarelas colocadas en hitos de la Ciudad Imperial: una inversión cuadruplicada, rebote internacional y la nueva camada de modelos.

Vivian Villasante lleva un par de años modelando. «Bueno, modelando más serio», precisa. Luego explica que, en realidad, su carrera se inició muy temprano con un comercial que grabó en el Hotel Cusco. No recuerda la edad que tenía ni el producto de la publicidad. La experiencia se quedó como un vago baño de luces de reflectores y flashes de cámara. Recién, desde hace dos años, puede enumerar las marcas para las que ha trabajado como anfitriona: Trident, Direct TV, Lan, entre otras. También ha participado en la inauguración de tiendas de ropa y accesorios, y en una que otra actividad más que combina con el colegio. Porque Vivian tiene dieciséis años y está cursando el último año de secundaria. Aunque aún no define bien su siguiente paso (duda entre estudiar Administración de Empresas, Diseño de Modas o Artes Escénicas), ese hobby que no piensa dejar, el modelaje, ha dado tremendo paso en el reciente Cusco Always in Fashion2011 [CAF], en el que ella participó como parte del cuerpo de modelos cusqueños.

Lima suele ser algo «acaparadora». La inclusión social es un concepto muy fuerte detrás de la organización. Antes de que algún suspicaz concluya que esta afirmación solo hace eco a un par de palabras de moda, deben saber que ese mismo lema acompañó la primera edición del CAF, enel año 2009. De ahí que uno de los parámetros de la organización determine que un porcentaje considerable de los modelos que participan debe ser cusqueño. «Se capacitó a los modelos de manera profesional», explica el diseñador Amaro Casanova, director general del evento.

El ombligo del CAF
Del 23 al 26 de noviembre, más de trescientas personas, entre modelos, productores, diseñadores y estilistas, estuvieron involucradas en la segunda edición de esta nueva coordenada de la moda en el país. Además de los desfiles de diseñadores como Sitka Semsch, Ana María Guiulfo, Edward Venero, Sumy Kujon y el propio Amaro Casanova, entre otros, existieron talleres y conversatorios sobre temas vinculados al desarrollo de la moda peruana como Moda, referentes e identidad; Moda, marca y mercado; y Visión sacro andina en la creación de la moda peruana.

Dos semanas antes de la inauguración, se convocó a modelos locales en Cusco. El casting inició una semana después con 180 postulantes. En esos 7 días se definió la escuadra cusqueña, conformada por 15 chicas y 11 chicos, frente a la delegación limeña de 25 chicas y 9 chicos. En total, 60 modelos desfilaron en las instalaciones de la ciudad imperial.

Durante los cuatro días se atendió a 5 mil invitados en los recintos. A esta cifra hay que sumarle las 1,500 personas que se reunieron en los exteriores esperando la vuelta a la Plaza Tricentenario, que los modelos realizaron tras hacer lo propio en el Colegio San Francisco de Borja. 35 medios nacionales e internacionales fueron invitados y más de 180 llegaron por su cuenta. Hasta el momento, afirma Amaro, se han contado más de 60 impactos en medios de comunicación. «Aún estamos midiendo los resultados, porque hay muchos aspectos que considerar en un evento como este. Pero estamos súper contentos. Sabemos que la inversión no ha sido poca, fue de más de medio millón, entre nuestros promotores y auspiciadores. Bueno, todo indica que vamos a obtener de regreso cuatro veces esa inversión», cuenta Casanova.

Nuevas caras
Luego del ajetreo, Vivian Villasante ha vuelto al estrés normal del último año de colegio. Aunque se ha dado tiempo para hacer de anfitriona en el CADE 2011.Ella recuerdasu participación en eldesfilede la diseñadora cusqueña Varigna García, que utiliza el hilado artesanal elaborado con la pushca tradicional. También en el de Alejandra Posada, quien desarrolla sus creaciones en los poblados de Ocongate y Cuyuni. Y, claro, recuerda haber recorrido la pasarela de los ya reconocidos Gerardo Privat y Jessica Butrich. Un cúmulo de experiencias que han ido abrigando la idea de viajar a Lima para intentar entrar en una agencia, o para hacer un poco de modelaje por su cuenta. Con sus 92-61-93, distribuidos en1.64 metros de altura, estuvo a punto de participar en un desfile el año pasado, pero tuvo que quedarse en Cusco. Sus padres, dice, la apoyan en todo.

–¿Qué fue lo que más te gustó?

–La organización. El apoyo entre todos. La verdad es que la producción estuvo súper bien organizada. No pasó, como otras veces, que todo el tiempo estás pensando cuándo se acaba la cosa. En serio, en serio. No te rías, eso pasa…

–¿Hubo algo que no te gustara?

–Mmm… Mis amigas del cole fueron a verme y no las dejaron entrar.

–¿Por qué?

–Porque no tenían invitación.

Ahora la que se ríe es Vivian.