100 días con el Presidente

Escribe: Carlos Hidalgo / Foto: Musuk Nolte
Ha pasado poco más de tres meses desde que Ollanta Humala asumiera el gobierno del país y a no pocos ha llamado la atención su estilo bastante reservado para los estándares de un presidente de la República del Perú. No habla mucho, solo para lo estrictamente necesario, y cuando tiene ganas utiliza el Twitter para expresarse. Si bien el 66% de la gente lo respalda, no todo ha sido color de rosa. La luna de miel se ha visto empañada por más de un escándalo vinculado a gente de su entorno cercano. Aquí, diez momentos pico de lo que ha sido el gobierno del nacionalista en este primer tramo.

1.- Juramentación
El 28 de julio, los peruanos nos sentamos frente al televisor para ver juramentar a un nuevo presidente de la República. Ollanta Humala se había impuesto con el 51% de los votos a Keiko Fujimori, quien obtuvo 48% en la segunda vuelta. Sin embargo, lo que parecía una ceremonia sin mayor sobresalto tomó un cariz polémico cuando el presidente electo juramentó, «honrando el espíritu, los principios y los valores de la Constitución de 1979». Si hasta ahí la cosa se prestaba para la interpretación de los analistas, la juramentación de los vicepresidentes Marisol Espinoza y Omar Chehade, invocando explícitamente la Constitución que impulsó Víctor Raúl Haya de la Torre, terminó siendo tomada por la oposición como un desafío, en especial por los fujimoristas, creadores del texto de 1993.

2.- El Hermanón, Alexis
Antes de la juramentación, un hecho curioso despertó ciertas dudas en el entorno humalista. A comienzos de julio, con los resultados presidenciales en caliente, la prensa dio cuenta de una visita de Alexis Humala, hermano menor de Ollanta, nada menos que a Rusia. Allí, Alexis fue recibido, supuestamente, como «representante especial del presidente electo de la República del Perú» para reunirse con empresarios y figuras políticas del país comunista. El hecho, rechazado en todos los términos por la gente de Gana Perú, se convirtió en el primer dolor de cabeza para un gobierno que aún no había juramentado. Después de unas semanas, y fiel a su estilo personal, Ollanta respondió: «Alexis cometió un grave error y deberá asumir su responsabilidad».

3.- Invocación a la inversión
A contraparte de lo que pudo decir durante la campaña electoral, a lo largo de estos tres meses Humala se ha mostrado a favor de crear un ambiente propicio para seguir promoviendo las inversiones en el Perú. En las pocas apariciones públicas que ha tenido, siempre ha recalcado el tema. La ocasión donde el pedido fue más directo se dio durante el III Consejo Consultivo Empresarial (ABAC) del Foro Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC), que se realizó en Lima durante la última semana de agosto. «De parte de nuestro gobierno tendrán todas las facilidades y garantías, porque somos un país que respeta lo que firma, que pone reglas claras», fue lo que dijo ante un auditorio que le sonreía procurando creerle.

4.- Designaciones bajo la lupa
Algunas de las designaciones que hizo en puestos clave han llamado poderosamente la atención. Por ejemplo, como Director Nacional de Inteligencia fue designado el capitán del Ejército en situación de retiro, Víctor Gómez Rodríguez, ex compañero de promoción suyo en el instituto castrense. Otro militar, el coronel del Ejército (r), Luis Pereyra Briceño, fue nombrado jefe del INDECI, pero renunció a los días. Pereyra Briceño, entusiasta militante de Gana Perú, fue acusado de haber sustraído parte del legajo de Humala cuando este se desempeñó como capitán en la Base de Madre Mía, en 1992. Otras designaciones cuestionadas han sido las del coronel EP (r) Adrián Villafuerte, acusado de montesinista, como consejero presidencial en temas de Seguridad y Defensa, y la de Ricardo Soberón, ex asesor cocalero, como jefe de DEVIDA.

5.- Escándalo parlamentario
De ‘come pollos’ y ‘robaluces’ al ‘comeoro’ y la ‘roba cable’. Sin duda, un duro golpe para la imagen del régimen han sido los constantes escándalos de los congresistas electos en la nueva bancada del Partido Nacionalista. Los casos más patéticos, sin duda, fueron los de Eulogio Amado Romero, congresista por Madre de Dios, acusado de promover leyes a favor de la minería ilegal en esa zona del país y de recibir ingentes cantidades de oro mensual de mineros informales. El otro caso fue el de Celia Anicama, electa por Ica, dueña de una empresa de radio y televisión que robaba las señales de cable de empresas privadas para comercializarlas como propias.

6.- Moche a Mocha
Otro duro revés tuvo que ser asumido por la ministra de la Mujer, Aida García Naranjo, luego de que tres niños murieran intoxicados por supuestamente haber ingerido alimentos del Pronaa en mal estado. El hecho ocurrió en Cajabamba, Cajamarca, a finales de setiembre, y bastó para que la oposición se fuera con todo contra la rubicunda ministra. Al final, los pedidos de censura y renuncia al cargo no prosperaron y la ‘Mocha’ tuvo que asumir cierta falta de reflejos a la hora de encarar el problema. «El presidente me ha dicho protégete», fue lo que dijo la titular del sector por esos días de cargamontón y callejón oscuro.

7.- Incluyendo a todos
Ciertamente, no todo fue malas noticias. Durante la última semana de octubre, Humala tomó juramento a la primera encargada del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (MIDIS), la economista Carolina Trivelli. El tema fue un ofrecimiento de campaña del nacionalista y, al parecer, se apuró en concretarlo. De esta manera, programas sociales como Juntos, Pronaa, Foncodes y Wawa Wasi serán transferidos a este ministerio para sumarse a los dos nuevos creados por este gobierno: Cuna Más y Pensión 65. «Queremos escuchar no solo las demandas de la gente, sino también sus sueños», ha dicho la ministra en estos días.

8.- Pensión y gestión
A comienzos de noviembre, el presidente lanzó el programa social Pensión 65, al igual que el MIDIS, otro de sus ofrecimientos de campaña. El proyecto consistente en una pensión de entre S/. 125 a S/. 250 a personas mayores de 65 años en situación de extrema pobreza. Tiene un primer padrón de 26 mil adultos mayores, identificados en 13 departamentos del país. Los fondos, cerca de 39 millones de soles, provienen del Ministerio de Economía y del Ministerio de la Mujer. «Nuestros adultos mayores no serán vistos como una carga en la familia. Ellos tienen el reconocimiento de nosotros, este es el agradecimiento a nuestros padres y abuelos por haber trabajado en situaciones más difíciles que la de nuestra generación», dijo Humala en Huancavelica, durante el lanzamiento del programa, emocionando a quien debía emocionar.

9.- Nadine, la esposa
¿Algún momento alrededor de la compañera del jefe de Estado? Varios y básicamente todos ligados al Internet. Desde los tweets de seguimiento de coyuntura hasta ese famoso en el que exhorta al vicepresidente Omar Chehade a dar explicaciones («¿Tan difícil es caminar derecho?») por el affaire de Las Brujas de Cachiche. Y también pasando por sus impresiones luego de conocer a Mick Jagger («Fue todo un placer conocerlo»). La Primera Dama siempre se ha mostrado comedida, oportuna e inteligente, a pesar de que algunos ven en sus intervenciones un interés político de cara al 2016. Más allá de eso, la señora Heredia termina por configurar esa imagen paternalista y familiar del clan Humala que tanto le gusta al peruano promedio.

10.- Chehade, el bravo
Así como hay activos, también hay pasivos. Y el más pesado resultó ser el segundo vicepresidente, Omar Chehade. Luego que se conociera el incidente de Las Brujas de Cachiche, en donde su hermano Miguel presionó, supuestamente, a generales de la Policía para que llevaran a cabo una intervención en la azucarera Andahuasi a favor del Grupo Wong, la noche se le vino al ex abogado del presidente Humala. Fue acusado de tráfico de influencias. Y a medida que pasaban los días y los indicios se hacían cada vez más sólidos, el cerco se estrechó de tal manera que hasta el propio presidente Humala le sugirió dar un paso al costado. Al cierre de esta nota, su futuro era incierto.