El nuevo clásico

Yirko Sivirich

Por Adriana Seminario / Fotos de Alonso Molina
Su primera pasarela de invierno en el Lima Fashion Week 2013 recibió excelentes críticas. En la segunda, como para demostrar que no fue suerte, volvió a deslumbrar. En febrero de este año, Yirko Sivirich cumplirá dos años de trayectoria como diseñador de moda. Dos años reinventando un estilo masculino clásico con detalles, cortes y texturas de vanguardia.
yirko1

La nueva tienda del diseñador, ubicada en un segundo piso de una casona en Miraflores, aún se siente algo incompleta. En teoría todo está en orden: los racks, las lámparas nuevas, las cortinas de terciopelo negro y los maniquíes que lucen su última colección de verano del Lima Fashion Week, Mi Ica Querida. Todo se siente muy nuevo, y resulta que el diseñador lleva instalado tan solo cuatro meses en este espacio. The Closet, la línea comercial masculina con la que se hizo conocido, está en stand by por el momento. Sivirich prefiere concentrarse en la línea que lleva su nombre y en YKO, su propuesta de diseño casual centrada en camisetas, polos, buzos, y demás prendas en un rango más económico. Realizó su primera pasarela internacional en la Semana de la Moda de República Dominicana, en febrero del 2012, y los siguientes flashes llegaron desde el Fashion Week Nueva York, el de Ecuador y el Latino Fashion Week que se realizó en Chicago, Dallas y Miami. Luego de ser nominado al Premio Luces 2013 como Mejor Diseñador, Yirko Sivirich no piensa dejar de tomar riesgos este año.

El diseñador nació en Ica, y vino a Lima solo con una maleta y todas las ganas de labrar su propio camino cuando tenía dicisiete años. Decepcionado por no haber podido ingresar a la carrera de Odontología, aún no divisaba que su futuro se encontraba lejos de los consultorios y más cercano a las pasarelas. Admite que siempre tuvo un interés por la moda. Una curiosidad latente, que tomó forma cuando trabajó en la exclusiva tienda masculina Ermenegildo Zegna.

—Asesoraba a los clientes que venían pidiendo ternos y no sabían bien lo que buscaban —recuerda mientras deja en el suelo a Twenty, su pequeño Yorkshire Terrier.

Su sonrisa no desaparece mientras cuenta esta etapa de su vida. Se declara una persona optimista, siempre lista para ver el lado positivo de la situación y aprovecharla al máximo. Fue el único diseñador peruano que clasificó para el casting de Project Runway Latinoamérica y viajó a Buenos Aires para presentarse. Su carta de presentación fue un video sencillo que mostraba algunas entrevistas que le habían hecho en televisión, algunas editoriales con ropa de The Closet y su manera fresca y espontánea de exponer su propuesta. Aunque no logró entrar al reality, otra puerta se abrió para él en Lima.

yirko2

Luces, pasarela, acción

Aunque no estaba convencido en un inicio, su espíritu aventurero lo llevó a aceptar la feria Expotextil. ¿El resultado? Su pasarela cerró el evento textil más grande del país. Con una colección en tonos pastel, infantil y hasta naif titulada IT’S A SMALL WORLD, inspirada en su viaje a Disney y la conexión con el niño que todos llevamos dentro, Yirko Sivirich capturó sin saberlo la atención de los organizadores de la Semana de la Moda de República Dominicana. Sin haber estudiado la carrera de Diseño de Moda, y con tan solo siete meses de conocimiento técnico gracias a un curso tomado en la escuela Mod’Art y la experiencia de la práctica, Sivirich enrumbó hacia el Caribe para presentar su primera colección a nivel internacional.

—En esa época, los únicos que no sabían lo que hacía eran mis amigos, la gente que tenía en Facebook —comenta mientras se encoge de hombros ligeramente.

Solo era conocido para su entorno incluso cuando realizó su desfile en el hotel Waldorf Astoria, en el marco del New York Fashion Week, pero esto cambió al presentar su primera pasarela en el LifWeek. Aunque compartió los reflectores con dos diseñadoras más en la pasarela de Nuevos Talentos, Sivirich destacó por una propuesta sofisticada de blazers con cortes modernos, pantalones slim, chalinas, zapatos y outfits completos en algodón pyma, baby alpaca y cuero. El desfile comenzó con tenidas en blanco, que el diseñador considera como la ‘pureza’ del provinciano sin malicia. Para el final se inclinó hacia trajes con estética barroca, que simbolizan el aprendizaje y las experiencias de ese mismo provinciano en la ciudad. Una suerte de pasarela autobiográfica, con un fondo en colores tierra y el reflejo de las dunas.

¿Y para las mujeres habrá alguna esperanza de usar una pieza con las iniciales del diseñador? Yirko Sivirich asegura estar interesado en proponer una línea comercial femenina, pero no ahora, no este año. Prefiere enrumbar su marca de diseño, YKO y los pedidos exclusivos de ternos para novios a medida, que no son pocos. Llega a compenetrarse tanto con su trabajo y con que el cliente esté satisfecho, que alguna vez fue invitado a la boda de un novio al que le hizo el sastre a medida. «Algo tan simple como un detalle en el cuello de la camisa hace la diferencia», explica.

Para Sivirich, el hombre peruano sigue un poco desactualizado respecto a la moda. Admite que hay un interés mucho mayor que cuando él comenzó, hace poco más de cinco años. Sin embargo, aún siente muchos prejuicios alrededor de la moda masculina y de la idea de que un hombre pueda vestirse bien sin cuestionar su sexualidad. Pero nada de esto lo desanima; al contrario. Ya sea su próxima colección en el Lima Fashion Week o su línea de novios enternados, Sivirich no piensa dejar de apostar por el estilo masculino.