Cuestión de gestión

Por Pablo Panizo / Fotos de Augusto Escribens
Cuando se rumoreaba la candidatura de Solidaridad Nacional para San Isidro, sonaban nombres como el de Gastón Barúa, Manuel Velarde o Jorge Salmón. El elegido fue el abogado Ricardo León, quien debuta en la arena política con una postulación que propone, entre sus puntos más visibles, respeto a las zonificaciones, coordinación interdistrital para solucionar problemas de transporte y crear una tercera comisaría en Córpac. Amparado en el presupuesto distrital piensa que muchas medidas importantes pueden aplicarse a costos razonables y en un plazo de tres meses. En sus propias palabras, «es cuestión de gestión».
IMG_2146 retRED

¿Había tenido antes en la cabeza la idea de postular a la alcaldía?
Siempre había tenido inquietudes políticas. Siempre he mostrado interés por mi distrito y por la política vecinal y nacional, y esta es la oportunidad para hacerlo.

Uno de los problemas de San Isidro es el aumento de la densidad poblacional y el que se esté dejando de respetar conceptos de zonificación. ¿Cómo trabajar eso desde la alcaldía?
No podemos permitir que existan ordenanzas con nombre propio. Las revisaremos apenas ingrese a la alcaldía para dejarlas sin efecto. En San Isidro, las zonas comerciales deben crecer ordenadamente y las zonas residenciales deben consolidarse. Plantea abrir una tercera comisaría en el distrito, en Córpac. Existen actualmente dos comisarías, ambas muy lejos de Córpac: una en [la avenida] de El Ejército y otra en Petit Thouars. Creando una tercera comisaría se consolidaría un triángulo de seguridad en San Isidro. Vamos a impulsarlo, vamos a hablar con las autoridades correspondientes, y si no es posible, podemos tener comisarías móviles también. Vamos a empadronar voluntariamente a los vigilantes privados para que sean puntos de apoyo, verificaremos que todas las cámaras funcionen, entregaremos laptops a los patrulleros y dotaremos de mayor iluminación las calles, como elemento disuasivo.

Respecto a crear esta comisaría, ¿cuánto está en manos de ustedes y cuánto en manos de la PNP?
Bueno, vamos a proponerlo e impulsarlo.

¿Se tiene idea de un plazo?
En los primeros días de mi gestión vamos a impulsar, proponer y conseguir el objetivo. Esa es la idea. Nosotros no podemos poner una comisaría, pues eso depende del Gobierno Central.

Hay una serie de medidas que se tienen pensadas para los primeros noventa días. ¿De cuáles se trata?
La comisaría es una de ellas. Está también solicitar a la autoridad metropolitana las facultades para controlar el tránsito, que actualmente no se ha solicitado, y no sabemos por qué. Queremos que los buses no emanen gases tóxicos y que se cumplan efectivamente las leyes de tránsito.Queremos coordinación con los distritos vecinos para implementar olas verdes y dotar de una semaforización moderna a todos ellos. Son cuestiones que pueden aplicarse a costos razonables, cuestiones de gestión.

¿No existe actualmente un sistema sincronizado de semaforización en Javier Prado?
Nada hacemos solamente trabajando en San Isidro porque es un distrito al centro de los demás, y nada gano haciendo una ola verde maravillosa si en Lince o Miraflores el tráfico se atraca. Cualquier ola verde que implementemos será en directa coordinación con los distritos limítrofes y la autoridad metropolitana. Eso fuera de algunas soluciones viales que implementaremos alrededor de diez puntos críticos del distrito, donde ensancharemos las vías, y plantearemos soluciones para las vías que colapsan el distrito en horas punta.

Ha calificado de «desafortunado» el proyecto del corredor vial de la avenida Arequipa. ¿Por qué?
Cuando en un inicio se planteó que solo transitasen unidades de transporte público, muchos vecinos de San Isidro lo calificamos como un tanto absurdo porque significaba que se desviaran vehículos particulares a zonas aledañas, como el monumento histórico de El Olivar. Entonces se estableció un corredor mixto. Actualmente la alcaldesa Susana Villarán está implementando esta nueva reforma del transporte. Nosotros no sabemos qué tan provechosa sea y estamos a la expectativa, pero en lo que nos afecte estaremos muy atentos para evitar que los vecinos sientan malestar. El tramo en San Isidro son solamente trece cuadras, pero las defenderemos a capa y espada.

¿‘Desafortunado’ no es un calificativo duro para un proyecto que sacará rutas de circulación, eliminará el correteo, respetará los paraderos?
Todo es ‘va’, a futuro. Vamos a ver si es verdad tanta maravilla; yo no lo sé, pero en principio lo que nosotros queremos es un sistema integral en la reforma del transporte, no soluciones puntuales.

¿Se tiene alguna propuesta para este problema en la avenida Arequipa?
La avenida Arequipa en San Isidro tiene trece cuadras. Si la autoridad metropolitana actual va a implementar los buses azules, bienvenidos sean estos, y si va a erradicar las combis, nosotros estaremos de acuerdo con ello. Lo que no queremos es que existan los buses y las combis, y se siga congestionando.

Ha hablado también de la necesidad de capacitar a los trabajadores municipales.
Es importantísimo. Queremos que el vecino vaya a la municipalidad y se sienta como en su casa, que sea bien tratado, que los trámites sean ágiles. No puede sentir que es como ir a una zona de guerra donde lo van a tratar pésimo y no le van a dar soluciones.

Castañeda tiene 43 puntos de ventaja sobre Villarán, según la última encuesta de Ipsos. ¿Mantendrá su estrategia de silencio hacia la recta final de la campaña?
La estrategia le está rindiendo frutos. Oportunamente él saldrá a los medios con una campaña; nosotros por ahora mantenemos la estrategia. Yo soy un invitado de SN y respeto eso. No tengo mucho más que decir.

Salvador Heresi dice que es una estrategia antidemocrática, Enrique Cornejo pide dejar de lado los pretextos y debatir. ¿Personalmente qué opina respecto a la estrategia del silencio?
Yo le tengo mucho respeto a Salvador [Heresi], es mi amigo, y Enrique Cornejo también. Ellos tienen su agenda, está bien, opinan eso. Nosotros tenemos la nuestra y nos vamos a ceñir a nuestra propuesta.

¿Usted cree que es una propuesta legítima?
Sí, por supuesto que es legítima. No es antidemocrática, es legítima.