Cristina Leguía

Por Rodrigo Alomía / Fotos de César Campos
guru1

Cuando solo tenía siete años, influenciada por su hermano mayor, quien poseía una banda de rock, Cristina Leguía empezó a cantar en el coro de su colegio. Pero el gran salto lo dio a los trece años, cuando entró casualmente a una orquesta juvenil de jazz, en la que su otra hermana tocaba el saxofón. Un día la cantante principal se enfermó y Cristina tomó su lugar. Luego de una gira con la orquesta por Estados Unidos en el 2001, la pequeña cantante supo que ese era el mundo al que pertenecía. A pesar de graduarse de la Universidad Cayetano Heredia con un título en Medicina Humana, Cristina nunca descuidó el canto, el que siempre practicó en paralelo. Ha colaborado con diversos artistas, como el cantante de reggae Pochi Marambio, el rockero Pelo Madueño y la banda peruana Bareto. Su proyecto como solista, llamado Cristina Valentina, empezó hace dos años de la mano del productor David Chang, y desde la primera semana de enero su disco All i know está disponible en iTunes. Todas las canciones son en inglés y están marcadas por una fuerte influencia de soul, además del reggae y jazz. Son melodías –dice ella– que representan fielmente su espíritu musical.

guru2

1. Cuadernos de apuntes. Cada vez que una melodía viene a su mente, Cristina la apunta para no olvidarla. Es usual que primero componga la melodía y luego la letra. Lleva siempre el más pequeño de sus cuadernos a todos lado

guru3

2. Dijes. El rubí es un regalo que su enamorado le trajo de Italia hace cinco años; y el dije se lo obsequió su madre luego de visitar Tailandia. Solo los usa en ocasiones especiales, pues son muy importantes para ella.

guru4

3. Celular. Cristina no es fan de la tecnología, pero desde que su enamorado le regaló un Samsung Galaxy II no ha dejado de usarlo por la calidad de su grabadora de voz. Así siempre guarda las melodías que se le ocurren o los ensayos que tiene.

guru5

4. Libro. La hipótesis de la felicidad es su libro favorito. Se lo regaló su hermana hace tres años. Le gusta por la forma como el psicólogo y autor Jonathan Haidt escribe sobre la felicidad y el ser humano a partir de las ideas de la filosofía antigua.

guru6

5. Micrófono Sennheiser. Es un regalo que le hizo su productor hace cuatro meses. Lo usa en cada presentación que tiene, sobre todo por su gran calidad y porque va perfecto con su voz.

guru7

6. Disco. Es un recuerdo del viaje que hizo a Estados Unidos con la orquesta en la que cantaba. Fueron doce días de inolvidables giras que la llevaron desde Miami hasta Nueva York.