Mi equipo lo hace con amor

Por Eduardo Cornejo

Sala-de-prensa-FIL-2
Este es mi segundo número en Asia Sur. Desde hace un par de semanas soy “el nuevo” en esta oficina de quinto piso en Miraflores. Y como todo nuevo, he mantenido la cautela del silencio y la observación. He visto el devenir de cada una de las personas de mi equipo. Y me he dado con ciertas sorpresas. Por eso esta editorial no se trata de mí, sino de ellos. De modo que así como se presentan a los músicos en un concierto, quiero presentarlos a ellos. Que son mucho más que un nombre en el rincón de una página.

Comencemos. Ayer, creando una lista con cincuenta significados del amor [página 30], descubrí que María Alejandra López [redactora] es poeta. Sucedió así. A las diez de la noche le escribí un correo diciéndole: “Necesito definiciones de amor, si todavía estás despierta, mándame las que puedas”. De pronto mi bandeja del correo se llenó de frases fulminantes y hermosas, donde el mar y el ventrículo de un corazón tenían que ver con el amor. Le dije a Augusto Escribens [editor de fotografía]: “Male debería escribir poesía”. “Lo hace”, me contestó. Y fue como encontrar una pepita de oro.

Una semana antes Gabriela Ramos y Jesús Cuzcano [ambos redactores] se quedaron en mi primer cierre de Asia Sur. Pasada las diez de la noche, los dos ya habían acabo con su parte. Sin embargo se quedaron más tiempo a ayudar “al nuevo” en lo que podían. Les presté mi cuenta de Netflix, y mientras veían Taxi Driver, les pedía algunos favores de edición. Entendí entonces que tenía un equipo comprometido, dispuesto a ayudarse entre sí. Gracias por ese primer cierre.

Rodrigo Alomía [redactor] es el más silencioso. Pero es el más observador. Hoy Sissy Junek [directora de arte y jefa de diseño] me dijo que había que borrar cuatrocientas palabras del texto de Rodrigo [que tenía mil]. Hablé con Rodrigo, le di la mala noticia y nos sentamos juntos a cortar el texto. No editamos, amputamos. Cuando terminamos, respetuoso y digno, me dijo: “¿Podemos quitar mi nombre del texto?”. Le dije que sí. Ese ya no era su texto, y, naturalmente, ya no quería firmarlo. Me quedé pensando unos segundos y fui donde la jefa de diseño a buscar una solución. Su texto quedó tal cual. Me di cuenta entonces que entre mi equipo contaba con un periodista que se respetaba a sí mismo. Y ese tipo de conductas siempre las tomaré como lecciones, así venga de gente más joven que yo.

La menor del equipo es Lucia Solis [sin tildes]. El segundo día que estuve aquí me dijo, en voz baja, que quería hacer otro tipo de notas de las que venía haciendo. Con cierto riesgo, este número, le di una de las entrevistas principales. La entrevista a Inés Temple. Y me alegró descubrir a una persona tan joven asumiendo este tipo de retos. Desde el titular hasta el punto final me gustó lo que leí. Y propongo que busquen su firma el próximo número, porque se la he puesto más difícil. Sean los jueces ustedes, como siempre.

El último es Raúl Lescano [redactor]. Recuerdo que uno de los primeros días, en una reunión con el equipo, les dije: “Propónganme las ideas más locas y absurdas que tengan, sin miedo, luego las trabajamos”. Y él fue el primero que lo hizo [lo sorprendente fue que su idea no fue ni loca ni absurda]. Entonces tres grandes historietistas peruanos ilustraron la friendzone en tan solo tres días para este número [página 130]. Créanme, fue una misión difícil. Raúl los reunió, los entrevistó y consiguió las ilustraciones exclusivas para Asia Sur. Un excelente trabajo.

Me faltan nombres, como Augusto Escribens, por ejemplo. O Sissy Junek [y su equipo de diseño], pero es que si sigo escribiendo, me dirá que ya no queda espacio en esta página, y tendré que borrar palabras. Gracias a ustedes, por este número de amor, que está lleno de amistad.

Eduardo Cornejo
Editor general