Aisha Asconiga: Retrato de una artista

Por Rodrigo Alomía /Fotos de Oliver Lecca
25 años. Artista plástica. Viajera incansable. Lectora voraz.
DSC_0827 RET
Hace veintiséis años, los padres de Aisha vinieron desde Argentina para encargarse de una galería de arte en el distrito de Barranco [Praxis]. Fue ahí, en esa casona que hacía las veces de galería y de hogar para la familia, que Aisha crecería: rodeada de artistas, de sus obras y de una atmósfera creativa que la terminaría inspirando. ¿Qué pasos ha seguido desde entonces?

Te graduaste en Corriente Alterna, pero ¿qué querías estudiar cuando acabaste el colegio?
¡Arqueología! [Risas]… Me gustaba viajar e investigar temas sociales relacionados a la historia, hasta que entré a Corriente Alterna para llevar unos cursos y me sentí identificada, y el año pasado llevé un bachillerato complementario en arte en la Universidad de San Marcos. Siempre he pintado, pero no imaginaba que el arte terminaría siendo mi profesión.

¿Tienes un estilo específico?
Mi trabajo es versátil: trabajo collage, pintura, acuarela, fotografía e instalaciones, pero sobre todo me importa que mis obras hablen sobre un tema en particular, y de acuerdo a esa idea plasmo una u otra técnica.

Qué influye en tus procesos creativos…
Mi proceso creativo toma un tiempo; no suelo pararme frente al lienzo y pintar sin ninguna idea. Este proceso dura de dos a tres meses: primero busco un tema que me inquiete, investigo, compro varios libros, escribo un texto sobre mi proyecto, y a partir de ese escrito pienso cómo lo podría reflejar. Creo que las raíces de la creación artística están más ligadas a la inquietud que a la serenidad.

¿Qué temas abordan tus obras?
Mi trabajo problematiza los parámetros de la belleza en las sociedades occidentales; me interesa tratar, desde una mirada femenina, la manera como estos parámetros nos afectan social y psicológicamente.

DSC_1181 RET
Nothing tastes as good as skinny feels es una frase de la top model Kate Moss, y también el nombre del proyecto que trabajas.
Llevo trabajándolo desde hace dos años. Desde esta frase partí para hacer este proyecto en torno a lo que vivimos actualmente, y a lo que significa volverse un ícono tan conocido y perder, de alguna manera, la identidad.

¿Qué libro estás leyendo?
EL IMPERIO DE LO EFÍMERO, del filósofo francés Lipovetsky. Habla sobre el individualismo y a dónde nos conduce el estilo de vida de hoy, el afán por desechar y obtener siempre algo nuevo. Cuando uno no se siente completo o está inconforme, busca llenar ese vacío con el consumismo o las experiencias fugaces.

¿Por qué has decidido viajar a Centroamérica durante todo el verano?
Luego de estudiar seis años y seguir cierta monotonía, quiero observar la cultura centroamericana de cerca y empezar un nuevo proyecto artístico.

Nunca había escuchado tu nombre…
Es un nombre árabe. Aisha fue una de las esposas del profeta Mahoma.
DSC_0946 RET